Reto: 21 días de calma

Vigésimo primer día: Meditar.

Este es nuestro último día de retos. Aprovecha este lunes para comenzar tu semana meditando. El meditar es una técnica antigua que permite esclarecer nuestras mentes, pensar mejor y mantener la calma. Puedes comenzar con tan solo 5 minutos tomando conciencia de todas las partes de tu cuerpo. Siéntate en un lugar cómodo, no tienes que doblar las piernas, y esclarece tu mente. Trata de pensar en que estas sentado, tranquilo y como se siente estar de esa manera.

Déjanos saber como te fue en este vigésimo primer día.

Gracias por acompañarnos en este reto. ¡Lo lograste!

Reto: 21 días de calma

Vigésimo día: Nos vamos de paseo.

Mantener el contacto con la naturaleza es una de las mejores maneras de mantener la mente clara y calmada. El estrés del día a día entre tapones, carreteras y edificios hace que extrañemos un mundo mas tranquilo y benévolo.

Camina por el bosque, ve al río o a la playa, busca ese contacto que necesitas tener con la naturaleza.

El Camino, Vigas, Camino, Bosque

Déjanos saber como te fue en este vigésimo día.

Reto: 21 días de calma

Décimo noveno día: Nos relajamos respirando adecuadamente

Ya nos quedan 3 días para completar este reto. Hacer yoga es una gran manera de relajar nuestro cuerpo mientras lo ejercitamos a la misma vez. Siempre debes de consultar a un especialista para saber si puedes realizar ejercicios de yoga.

Aquí te dejamos dos poses sencillas de hacer, pero recuerda antes de comenzar visita a tu médico o especialista de preferencia.

Déjanos saber como te fue en este décimo noveno día.

Reto 21: días de calma.

Sexto día:

Crear esculturas con barro te ayuda a relajar la mente y aumenta la concentración. Desde temprano en la mañana hasta tarde en la noche estamos todo el día conectados con la tecnología. Utilizar el barro nos ayuda en cierto aspecto a despejarnos y tener un poco de la naturaleza en nuestras casas. Esta actividad nos mantiene aquí y en el ahora, nos ayuda a aumentar la creatividad y a mejorar la autoestima. Crear cosas con nuestras manos fomentan autonomía. También favorece el desapego de las cosas materiales, cada vez que trabajas con el barro este va cambiando y percibes como se va transformando según los vas trabajando.

En algunas megatiendas venden un “kit” para que los niños comiencen a trabajar con el barro. Trae bastante barro y pintura como para hacer varias cerámicas. Esta actividad además añade un gran valor a la unidad familiar.

¡Déjanos saber cómo te fue en este sexto día!